Sepa porque se le investiga al cajero de Casa Alex

La policía y la fiscalía están abocados en descubrir si el funcionario Anderson Arturo Da Silva Ríos, efectivamente tuvo participación o no en el robo agravado ocurrido en dos oportunidades a una firma comercial de Curuguaty en el mes de enero.

Foto de la cámara de vigilancia

En la primera oportunidad, en los primeros días del mes de enero, al funcionario se le robó la suma de 20 millones de guaraníes cuando se estaba disponiendo para ir al banco a depositar dicha suma.

Dos malvivientes le sorprendieron al costado de la casa comercial con arma de fuego en mano, en momento en que estaba manipulando su motocicleta, y le sustrajeron la suma mencionada.

Mientras en la segunda oportunidad, el 15 de enero pasado, de vuelta dos malvivientes con arma en mano asaltaron el local comercial reduciendo a los funcionarios para alzarse con la suma de 21 millones de guaraníes y 61 celulares de alta gama.

La policía aprehendió a Da Silva Ríos, luego de que accediera a las imágenes de las cámaras de vigilancia del local, donde se le puede observar la manera sospechosa de su actuar antes, durante y después del hecho.

Al principio, el agente fiscal Lucrecio Cabrera, dudó que existiera elementos contra el funcionario, pero cuando observó las imágenes, cambió de posición, imputó y pidió prisión domiciliaria que fue confirmada por la magistrada María Ysabel Dávalos.

Los investigadores creen que Anderson facilitó el robo, ya que los delincuentes nunca ingresaron al resinto donde se encontraba la caja. Se observa cuando saca el dinero de su bolsillo y no de la caja para entregarle a su compañera de trabajo, quien le pasa a uno de los ladrones.

Otro de los movimientos llamativos analizados por los investigadores, es que los delincuentes no pudieron haber sabido sin informaciones previas, sobre donde estaban guardados los celulares de alta gama. Y es que el funcionario fue sacando de la caja fuerte los aparatos de alta gama cuyo valor total rondaría los GS 250 millones, para entregar a los malvivientes.

Antes del asalto, el cajero dejó la llave sobre la mesa sospechosamente, pero cuando los ladrones decidieron no ingresar donde está la caja fuerte, el funcionario tomó la llave para abrir la mencionada caja fuerte, no para sacar dinero, sino más bien, los teléfonos de alta gama que sería el principal objetivo del golpe.

El celular del funcionario fue incautado y enviado al laboratorio forense para la extracción de datos correspondientes que puede revelar más detalles sobre el asalto.

VEA EL MOMENTO DEL ROBO

6.946 lecturas
Comentar con Facebook